La terapias complementarias no curan el cáncer ni es una alternativa a ninguno de los tratamientos convencionales.Esta terapia complementaria no representa por si sola una alternativa a la quimioterapia, radioterapia o cualquier otro tratamiento recomendado por tu oncólogo.
Si algún profesional de la salud te afirma que esto es una alternativa o que te puedes curar del cáncer sin hacer los tratamientos convencionales, por favor ponte en contacto con nosotros a través de este formulario.

Cuando el diagnóstico es cáncer, la mayoría de las personas ven en la quimioterapia y la radioterapia su salvación a la vez que un camino tortuoso por el que deberán pasar. Lo que muchos pacientes no saben es que además de la quimioterapia, la radioterapia y la cirugía existen otras terapias que minimizan los efectos secundarios de la quimio y la radioterapia, y pueden ayudar a los pacientes oncológicos a luchar contra el cáncer. Ninguna de estas terapias se puede considerar como una alternativa a la quimio o a la radioterapia. Se trata, solamente, de un complemento que ayudan a mejorar la calidad de vida de los pacientes, minimizando los efectos secundarios

Estas terapias son:
Acupuntura: a acupuntura cuenta con sólida evidencia científica para el control del dolor, las náuseas, los vómitos, y para la xerostomia inducida por la radioterapia y los sofocos. 
Aromaterapia: La aromaterapia es una gran técnica complementaria tanto para el soporte y paliación de los efectos secundarios derivados de los tratamientos oncológicos convencionales recibidos (quimioterapia, radioterapia, cirugía, hormonoterapia…), como para potenciar sus efectos terapéuticos, para minimizar los síntomas de la propia enfermedad y como tratamiento antitumoral complementario.
Arte-terapia: algunos medicamentos homeopáticos que han demostrado minimizar los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia. Con ellos, los pacientes se sienten mejor, están más fuertes y su estado de ánimo también mejora.
Dieta anti-cáncer: con una dieta hecha a medida para cada paciente se consigue equilibrar el organismo mediante la alimentación y el uso de suplementos nutricionales, siempre utilizando las sustancias de las que está compuesto el organismo (vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos esenciales). Con ello se estimula y conecta el potencial físico, mental y emocional del paciente.
Fitoterapia: La fitoterapia es el uso de las plantas medicinales como herramienta terapéutica. Se puede usar por muchas vías (tópica, oral, inhalada, rectal…), y en formas diversas (comprimidos, cápsulas, jarabes, emplastos, cataplasmas, infusiones, inhalaciones, supositorios…). Es una herramienta muy potente que no está exenta de riesgos, contraindicaciones y efectos secundarios.
Geobiología: La Geobiología es la ciencia que estudia las radiaciones que emanan de la tierra y cómo estas afectan a la salud de las personas.
Hidroterapia de Colon: La hidroterapia de colon es una técnica para limpiar los intestinos que se remonta a la época de los egipcios, en cuyos papiros se hallaron las primeras referencias. Actualmente la hidroterapia de colon se puede realizar en casa, con los tradicionales equipos de lavativas domésticas, o en centros médicos especializados en los que se introduce agua con una presión controlada que ayuda a desincrustar las heces del recto.
Hipertermia: La Hipertermia representa una opción más dentro del espectro de terapias complementarias oncológicas y por lo tanto no debe de pensarse en ella como terapia única. Por si sola tiene una acción estimuladora del sistema inmune y produce una disminución del dolor.
– Homeopatía: Algunos medicamentos homeopáticos que han demostrado minimizar los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia. Con ellos, los pacientes se sienten mejor, están más fuertes y su estado de ánimo también mejora.
Kinesiología: La Kinesiología es la disciplina que utiliza el test muscular cualitativo para evaluar como el estrés afecta a la salud del paciente.
– Meditación: su objetivo es serenar la mente y las emociones del paciente para que este consiga un estado de paz natural.
Micoterapia: La Micoterapia se basa en el uso de las setas en beneficio de la salud. Ya sea desde la prevención o como complemento integrativo a otras terapias, esta nueva herramienta de la medicina natural trata de sacar el máximo partido a las sustancias terapéuticas que contienen especies como Reishi, Maitake, Polyporus y Shiitake, entre otras.
Muérdago: Los efectos estimulantes del Viscum Album sobre la inmunidad antitumoral natural, han sido evidenciados en múltiples investigaciones “in vitro” (en laboratorio), en animales de experimentación y confirmados en diversos estudios clínicos en humanos.
Ozonoterapia: La Ozonoterapia es una terapia que tiene como objetivo elevar los niveles de oxígeno en sangre.
– 
Psico-oncología: rama de la psicología que se centra en incentivar al paciente y a sus familiares el uso de estrategias de afrontamiento adecuadas para facilitarles la adaptación a dicha enfermedad, y con ello mejorar la calidad de vida.
Reflexo-terapia podal: La reflexología no es un simple masaje, es un poderoso método para mantener la salud y para reforzarla, mejorarla, así como para aliviar síntomas o causas de malestar y de enfermedad. Es una manera de mantener el equilibrio del cuerpo, ayudándole a relajarse y propiciando su capacidad de autocuración.
Reiki: Reiki es una palabra sánscrita que nace de la unión de Rei (energía universal) y ki (energía vital). Se realiza a través de una técnica de imposición de las manos, en las que estas se sitúan por encima del cuerpo del paciente o en suave contacto con él.

– Yoga: esta disciplina física y mental, nacida en la India hace más de 35 siglos, permite ejercitar el cuerpo del paciente y estirar la musculatura oxigenando los tejidos y dotándolo de una gran sensación de paz y tranquilidad al final de cada sesión.