El embarazo tras un cáncer de mama, NO incrementa el riesgo de recidiva

Una buena noticia para todas aquellas mujeres que desean ser madres tras sobrevivir a un diagnóstico de cáncer de mama…. el embarazo NO aumenta el riesgo de recidiva.

Las conclusiones de un estudio retrospectivo de 1.200 mujeres proporcionan tranquilidad a las supervivientes de cáncer de mama que estén embarazadas o deseen estarlo tras superar un cáncer de mama.  En el estudio, las mujeres que quedaron embarazadas después de un diagnóstico  de cáncer de mama, incluyendo aquellas con tumores positivos a los receptores de estrógenos (RE), no tuvieron una mayor probabilidad de recurrencia y muerte por cáncer que aquellas que no quedaron embarazadas. Hasta ahora a muchas mujeres se le instaba a no quedarse embarazadas por el miedo a que un embarazo aumentase las probabilidades de sufrir una recidiva o recaida.
El estudio ha sido presentado en la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología de 2017 (ASCO) 
El cáncer de mama es el cáncer más común en las mujeres en edad fértil. Teniendo en cuenta las tendencias actuales para retrasar la maternidad, el cáncer de mama en mujeres jóvenes puede ocurrir antes de la terminación de la edad reproductiva. Aunque a la mitad de las mujeres jóvenes con cáncer de mama recientemente diagnosticado le gustaría tener hijos, menos del 10% quedan embarazadas después del tratamiento. De hecho, de todos los sobrevivientes de cáncer, los supervivientes de cáncer de mama son los que tienen menos probabilidades de tener un bebé después del diagnóstico.
Los médicos y las enfermas tenían miedo de que el embarazo pudiese aumentar la posibilidad de recurrencia del cáncer de mama, en particular para las mujeres con un tumor  Receptor de Estrógeno positivo (RE+) . Debido a que el cáncer de mama RE-positivo es dependiente de estrógenos, el temor era que los niveles hormonales durante el embarazo pudiesen persuadir el crecimiento o la propagación de cualquier célula tumoral que hubiese sido eliminada con el tratamiento convencional
Otra preocupación con respecto al embarazo en mujeres con cáncer RE-positivo era la necesidad  en caso de embarazo de interrumpir la terapia hormonal adyuvante (tipo tamoxifeno) antes de intentar lograr un embarazo. Tal terapia hormonal ayuda a prevenir la recurrencia del cáncer, y se recomienda que las mujeres lo reciban por al menos 5 años y en algunos casos hasta 10 años. “Nuestros hallazgos confirman que el embarazo después del cáncer de mama no debe desalentarse, incluso para las mujeres con cáncer RE-positivo”, dijo el autor principal del estudio Matteo Lambertini, MD, oncólogo y miembro de ESMO en el Institut Jules Bordet en Bruselas, Bélgica. “Sin embargo, al decidir cuánto tiempo esperar antes de quedar embarazada, los pacientes y los médicos deben considerar el riesgo personal de cada mujer para la recurrencia, en particular para las mujeres que necesitan tratamiento con tamoxifeno o derivados”.
Con 1,207 pacientes, este es el estudio más grande para investigar la seguridad del embarazo después del cáncer de mama y el único para abordar esta cuestión específicamente en mujeres con cáncer de mama RE-positivo (el tipo más común de cáncer de mama), según los autores.
Este estudio incluyó a mujeres diagnosticadas con cáncer de mama no metastásico antes de 2008, menores de 50 años. La mayoría (57%) tenían cáncer ER-positivo y más del 40% tenían factores pronósticos deficientes, como tamaño tumoral grande y El cáncer se diseminó a los ganglios linfáticos axilares. Entre los 1.207 pacientes incluidos en el estudio, 333 de las mujeres quedaron embarazadas y 874 no (según el diseño del estudio caso-control, los investigadores coincidieron con cada paciente que quedó embarazada con tres pacientes que tenían características similares de cáncer pero no quedaron embarazadas ).
El tiempo medio desde el diagnóstico hasta la concepción en este estudio fue de 2,4 años. Las mujeres con cáncer de mama Re-positivo tienden a lograr un embarazo más tarde que aquellos con Re-negativo; El 23% de los pacientes con RE-positivo tuvo un embarazo más allá de 5 años desde el diagnóstico en comparación con el 7% en aquellos con tumores RE-negativos.
Resultados clave
Después de un seguimiento medio de aproximadamente 10 años a partir del diagnóstico de cáncer, no hubo diferencias en la supervivencia libre de enfermedad entre las mujeres que quedaron embarazadas y las que no lo hicieron, independientemente del estado de los receptores estrogénicos. Los análisis secundarios mostraron que no había diferencia en la supervivencia libre de enfermedad en comparación con las mujeres que no quedaron embarazadas, independientemente de si las mujeres completaron el embarazo o abortaron, quedaron embarazadas antes de dos años o después de dos años tras el diagnóstico de cáncer de mama, o de si habían amamantado.
Entre las supervivientes de cáncer RE-positivo, tampoco hubo diferencias en la supervivencia global entre las mujeres que quedaron embarazadas y las que no lo hicieron. Pero las supervivientes de cáncer de mama RE-negativo que quedaron embarazadas tuvieron un 42% menos posibilidades de morir que aquellas que no quedaron embarazadas.
“Es posible que el embarazo sea un factor protector para los pacientes con cáncer de mama RE-negativo, a través de mecanismos del sistema inmune o mecanismos hormonales.
Aunque los datos son limitados sobre la lactancia materna en este estudio (64 pacientes, con 25 mujeres que informaron haber amamantado a su recién nacido), los resultados sugieren que la lactancia materna es factible, incluso después de la cirugía de mama.

Este nuevo hallazgo creo que era previsible. Si tu deseo es ser madre, si pones toda tu ilusión en hacer realidad un sueño tras sobrevivir a un cáncer, es de esperar que no haya más mortalidad ni más recidiva tras lograrlo. Porque señores, somos pura emoción.

En mi caso… cáncer de ovario… mucha gente me pregunta como he podido ser madre después de la enfermedad… en mi caso, tras acabar la quimio me propusieron histerectomía con anexectomía o lo que se conoce comúnmente como “vaciar”. Yo había terminado muy cansada de la quimio y tenia latente el deseo de ser madre de nuevo, así que decidí “esperar” para realizar tal intervención, sobre todo alentada por un estudio italiano en que se demostraba que las mujeres con cáncer de ovario que se sometían a cirugía conservadora tras la enfermedad pues deseaban volver a ser madres y lo lograban, sobrevivían más y tenian menos recidivas que aquellas que se sometían a cirugía radical y no eran madres tras el diagnostico.  En dos ocasiones he sido madre tras la enfermedad y de manera natural… dos milagros que llenan mis días de alegría.

IMG_1710

Advertencia:
El contenido del presente sitio web es de carácter general y tiene una finalidad meramente informativa, sin que se garantice plenamente el acceso a todos los contenidos, ni su exhaustividad, corrección, vigencia o actualidad, ni su idoneidad o utilidad para un objetivo específico.
Toda la información que se ofrece a través de esta página web no sustituye, en ningún caso, un asesoramiento sanitario cualificado.
La Asociación de Oncología Integrativa declina toda responsabilidad sobre las consecuencias que un mal uso de este contenido pueda tener en la salud de los pacientes. Así mismo se recomienda que los pacientes comuniquen a su oncólogo convencional qué terapias complementarias les acompañan durante los tratamientos convencionales.

Sobre Odile Fernández

Soy médico de familia y madre de dos niños (2007 y 2013). Vencí en 2010 un cáncer de ovario con metástasis con solo 5% de probabilidades de supervivencia. Tras iniciar el tratamiento convencional, cambiar la forma de alimentarme y la forma de afrontar la enfermedad las metástasis desaparecieron de mi cuerpo en poco tiempo. A raíz de mi propio proceso y de investigar en profundidad los estudios científicos disponibles sobre dieta y factores causantes del cáncer, decidí divulgar mi experiencia y conocimientos a través de mi blog Mis recetas anticáncer e impartir conferencias y talleres por toda España. Soy autora de los libros “Alimentación anticáncer” (autoedición) y “Mis recetas anticáncer: alimentación y vida anticáncer” (Editorial Urano).