Nunca debemos perder la esperanza

¿Cuando te diagnosticaron el cáncer y cómo se sintió?

El cáncer fue diagnosticado hace 2 años.  En junio del 2015.

Mi familia me conoce muy bien y hablaron con los médicos para que no me contaran la gravedad de mi enfermedad. Los médicos no son partidarios de no decir toda la verdad al paciente, pero en mi caso, esto me ayudó a ser siempre muy positivo. Si me hubieran dicho lo que le dijeron a mi familia “que no había nada que hacer y que en caso de cuadros de dolor iríamos ya a la unidad del dolor a suministrarme morfina y que todo ya estaba muy avanzado…” posiblemente me hubiera hundido y no hubiera tenido la mentalidad que tuve desde un principio. Yo estaba convencido que me iba a curar.

¿Qué tipo de cáncer era?

Cáncer de próstata estadio IV con extensión extracapsular a vesícula seminal, vejiga, ganglios y metástasis ósea.

¿Cómo ha sido la experiencia de tratamiento tanto a nivel medico como con tu terapeuta (ambos perfectamente complementarios y nunca la terapia natural va a reemplazar a la medica) y que cosas crees que te han ido bien para sentirte mejor?

El tratamiento al principio a nivel médico fue una inyección “decapeptyl” cada 6 meses.  En el mes de octubre del 2015 comencé con Sandra Farré, especializada en alimentación durante el cáncer, sumamente profesional que ha acabado siendo una amiga, por su cercanía, preocupación y constante positivismo.

El tratamiento se basó principalmente en aprender a comer de forma saludable. Desde el principio noté mucha mejoría. Comencé a sentir que tenía mucha energía, me sentía con muchas  ganas de hacer cosas y… para nada me sentía una persona enferma. Jamás tuve un episodio de dolor en mis primeros meses de la enfermedad y actualmente y hasta el día de hoy no he tenido que acudir a la unidad del dolor ni hacer uso de la morfina.

Después de un año, en junio del 2016 me sentía tan bien qué comencé a saltarme los hábitos de alimentación que mi terapeuta me había pautado y que había llevado  durante el año de forma disciplinada. Y tuve una recaída. Esta vez, la metástasis se me pasó a los pulmones. Los médicos aparte de la inyección decidieron que tomara “enzalutamida”.

Volví de nuevo a cuidar mi alimentación, mentalizado de que es muy importante para mantenerme saludable, y que actualmente es lo que hace que me encuentre tan bien. Sin duda ha valido la pena. No me puedo relajar, como dice Sandra Farré, y debo hacer de la vida saludable mi nueva forma de vivir.

Hace un mes (junio del 2017) me hicieron un escáner y la metástasis de pulmón ha desaparecido, la de huesos está mantenida, y en la vejiga ha disminuido.

La alimentación y estilo de vida sugerido por tu nutricionista ¿ha sido muy difícil de llevar a cabo y cambiar? ¿Cómo era antes y como es ahora a grandes rasgos?

Tengo que decir, que al principio en el tema alimentación, fue muy difícil para mi mujer. Ella es la que cocina y para ella fue mucho cambio. Acostumbrada a la cocina de puchero y salsas, les costó pasar a cocinar de forma distinta. Había cosas que no conocía  y para ella todo era muy novedoso y diferente a lo estaba acostumbrada a cocinar. Gracias a las recomendaciones que le hacía Sandra respecto como cocinar, como añadir ingredientes, todo ha sido más fácil. Lo bueno es que para cualquier consulta, Sandra siempre ha estado ahí. Yo lo bueno que tengo que soy de buen comer… y todo lo que me hacían me sabía rico. Para eso no he tenido problema. Pero me ha costado asimilar que esta alimentación es un estilo de vida a seguir si quiero tener salud y seguir como hasta ahora o mejor. Después de la recaída que tuve hace un año, soy más consciente de ello.

Yo he sido de comer mucho embutido, comida frita, de mucho picoteo a todas horas, picoteo de chorizo, queso etcétera. Comida muy grasienta y, además, fumaba muchos puros.

Ahora ante todo como muchos vegetales y verduras, y he aprendido a comer más limpio, sin frituras y sin alimentos tan procesados. Tengo la suerte de tener una maravillosa esposa que me cuida y se toma el tiempo de hacer las recetas que le recomienda la terapeuta especializada en nutrición saludable. Como de todo pues mi dieta no es vegetariana ni paleo ni de ningún estilo particular, pero saludable. He conocido muchos alimentos y sabores que desconocía y ahora cuando veo a mis amigos comiendo chorizo o salsas pesadas, me dan hasta náuseas. Incluso le cogí cariño a los batidos que me ha recomendado para poder estar bien alimentado.

 ¿Cómo te sientes actualmente?

Actualmente me encuentro muy bien. Yo tengo más energía que nunca y a mi familia muchas veces le digo que estoy mejor que cuando tenía 20 años. Además mi entorno me lo dice y me pregunta qué es lo que he hecho. Aunque parezca mentira yo me encuentro fenomenal. Han pasado 2 años y ahora que ya sé todo lo que tenía (cuando mejoré mi familia me comentó diagnóstico inicial), me siento muy afortunado.

¿Ha cambiado en algo tu vida al pasar por esta enfermedad?

Aprecio mucho más la vida.

Tengo que agradecer  a  mi mujer y a mis hijas todo lo que han hecho por mí.  Son ellas las que me obligaron en un principio a mirar terapias complementarias a la medicina y gracias a esto hoy me encuentro tan bien.  Muy agradecido también a Sandra Farré, sobre todo por su trato tan cercano y cariñoso que hemos recibido siempre. Cuando estas pasando por esta enfermedad se agradece encontrar profesionales como ella y sólo tengo palabras de agradecimiento para ella.

¿Qué le dirías a los pacientes con cáncer que están en pleno tratamiento, tratando de luchar contra la enfermedad?

Que luchen, que sean positivos  y que “tengan una mujer como la que tengo yo”.

Sin mi mujer, mis hijas y mis nietos no estaría aquí. Ellos me han dado mucha fuerza.

Que aunque les den pocas esperanzas, que luchen, que complementen sus tratamientos médicos con terapias complementarias que hayan demostrado científicamente poder mejorar la calidad de vida de los pacientes como es la alimentación, por ejemplo, y busquen a un buen profesional de la salud que les pueda ayudar. Encontrar buenos profesionales es fundamental para lograr resultados. Porque yo, sino fuera por lo que hice, no estaría probablemente aquí, pudiendo contar mi experiencia.

Debo confesar que yo al inicio era escéptico a tener resultados pero Sandra me dijo que simplemente le fuera contando cómo me iba sintiendo y, efectivamente, desde el principio noté mejoría y nunca me he sentido una persona enferma. Con ella aprendí también que nunca debemos perder la esperanza y que nuestra forma de pensar afecta directamente a nuestras defensas y nos puede ayudar a mejorar o a empeorar. El entorno, la familia, los amigos, los profesionales… son muy importantes para uno, pero debemos partir de nuestra fe y confianza en que podemos salir de ello.

Si quieres contactar con Sandra Farré pincha aquí.

Sobre Asociación Oncología Integrativa

La Asociación de Oncología Integrativa es una entidad sin ánimo de lucro que nace con el objetivo de difundir las terapias complementarias y otras medicinas que mejoran la calidad de vida de los pacientes con cáncer. Además ofrece apoyo tanto al paciente como a sus familiares y ha creado un directorio de profesionales de la salud de referencia en el campo de la oncología integrativa.