¿Los compuestos químicos ambientales podrían moldear nuestros hábitos de ejercicio?

well_bottles-tmagArticle

Un nuevo estudio inquietante encuentra que los ratones expuestos prenatalmente a una sustancia química común que se encuentra en muchos productos cosméticos y productos de cuidado personal son menos propensos que otros ratones para ejercitarse de adultos, añadiendo un nuevo giro al misterio de la motivación del ejercicio. Aunque los ratones, obviamente, no son las personas, los hallazgos al menos plantean la posibilidad de que la exposición a toxinas ambientales antes del nacimiento podría cambiar la fisiología de los bebés en formas que afectan a su interés por el ejercicio durante toda su vida.

A estas alturas, todos sabemos que debemos ejercitarnos para mejorar nuestra salud y el bienestar. Sin embargo, una mayoría considerable de nosotros nunca logran hacer ejercicio y los que pasan por el gimnasio lo hacen de mala gana y de forma esporádica.

La pregunta de por qué algunas personas son tan reacios a ejercitarse es de interés apremiante para los científicos. Las obligaciones laborales y familiares, por supuesto, juegan un papel no estándar, al igual que los genes. Los estudios sobre la genética del ejercicio sugieren de hecho que la voluntad de ejercitarse – o no – en su mayoría se hereda.

Pero los científicos también han comenzado a preguntarse sobre el desarrollo físico temprano y si las diferencias en el vientre de una madre podrían conducir a cambios en su bebé que posteriormente influyan en su vida de adultos.

En un estudio reciente se llegó a la conclusión de que una madre se ejercita durante el embarazo, esto podría aumentar el posterior interés de su descendencia por los ejercicios.

Para el nuevo estudio, que aparecerá el próximo mes en Medicine & Science in Sports & Exercise, los científicos de la Universidad Texas A & M en College Station, Tex., decidieron estudiar el embarazo, el comportamiento de ejercicio y los ftalatos.

Los ftalatos (Thal-ates) son una clase de productos químicos utilizados como disolventes y fijadores para hacer de plástico flexible. Encontrado hoy en una gama sobresaltada de productos de uso diario, desde los envases de alimentos a los champús y perfumes, que son prácticamente omnipresentes en el medio ambiente y en nuestra sangre.

Estos fácilmente se cruzan en el vientre de una mujer embarazada y se acumulan en su descendencia. En lugar inquietante, ftalatos son conocidos como disruptores endocrinos, es decir que pueden cambiar la producción del cuerpo de las hormonas sexuales testosterona y estrógenos y, en estudios con animales, alterar el inicio de la pubertad en las crías de ratones expuestos a altos niveles de los productos químicos en el útero.

Los científicos de Texas se preguntaron si los ftalatos también pueden influir en la cantidad de bebés expuestos, ya que los distintos niveles de las hormonas sexuales, especialmente la testosterona, son conocidos por cambiar la facilidad con que los animales jóvenes se mueven alrededor.

Para averiguarlo, se reunieron los ratones hembra sana, ellos se aparearon con machos sanos, y luego alimentados mitad de las mujeres embarazadas ftalato de bencilo y butilo (BBP), un ftalato común. Los ratones recibieron el BBP en el momento de sus embarazos cuando sus bebés se desarrollan rápidamente los órganos y las características sexuales, que en términos humanos, serían cerca del final del segundo trimestre.

Según los cálculos de los científicos, la exposición para cada cachorro sería ligeramente superior a la cantidad que la EPA ha determinado que es seguro para los seres humanos.

El resto de los animales preñados fueron alimentados con un aceite inocuo para servir como un grupo de control.

Después del nacimiento, todos los cachorros se les proporcionó ruedas de rodadura y que puedan hacer ejercicio tanto o tan poco como quisieran.

Lo que los investigadores encontraron fue que por la edad adulta joven y continuando en la versión de ratón de la edad madura, los animales expuestos no se movían mucho.

De hecho, los ratones machos que habían sido expuestos a BBP en el útero corrían 20 por ciento menos durante la edad adulta de los otros animales, mientras que las hembras expuestas ejercidos sobre 15 por ciento menos.

Curiosamente, los animales expuestos no diferían mucho de los otros roedores en términos de composición corporal. Ellos no fueron significativamente más gordos. La obesidad y cualquier discapacidad que acompaña no habían sido disuadidos de hacer ejercicio, los científicos llegaron a la conclusión. Se habían llevado una vida sedentaria por elección, no por necesidad.

Esa elección, sin embargo, parece haber sido influenciado por las interrupciones en sus hormonas sexuales. Comprobación de sus datos, los investigadores encontraron que los ratones machos expuestos a BBP en el útero tenían niveles considerablemente más bajos de testosterona que los demás animales de la edad adulta, que es también cuando la distancia recorrida en marcha de cráteres.Esas diferencias se quedaron en la mediana edad. Las hembras expuestas de manera similar desarrollaron durante la edad adulta bajos niveles de estrógeno jóvenes y otras alteraciones del sistema reproductivo que luego producen un profundo deseo, al parecer, para sentarse durante la mayor parte del día.

La implicación de estos hallazgos es que, en ratones, «la exposición al BBP disruptor endocrino podría afectar a la actividad física de toda la vida», dijo Emily Schmitt, un investigador postdoctoral en la Universidad de Texas A & M que dirigió el estudio.

Es imposible en este momento para decir si los bebés humanos se verían afectados de manera similar, dijo el Dr. Schmitt.

Del mismo modo los científicos no saben si la exposición de un padre a los ftalatos puede afectar a su hijo no nacido o si come y rociar a sí mismo en los ftalatos mucho después del nacimiento, incluso cuando hayas crecido, podría frenar su entusiasmo subsiguiente para hacer ejercicio, aunque el Dr. Schmitt y sus colegas esperan investigar algunas de esas cuestiones en futuros estudios.

Pero incluso con muchas preguntas sin respuesta, «ciertamente parece una buena idea para tratar de evitar los disruptores endocrinos tanto como sea posible, especialmente si está embarazada,» dijo el Dr. Schmitt.

Puede encontrar consejos para reducir la exposición a los productos químicos en saferchemicals.org/ .

Advertencia:
El contenido del presente sitio web es de carácter general y tiene una finalidad meramente informativa, sin que se garantice plenamente el acceso a todos los contenidos, ni su exhaustividad, corrección, vigencia o actualidad, ni su idoneidad o utilidad para un objetivo específico.
Toda la información que se ofrece a través de esta página web no sustituye, en ningún caso, un asesoramiento sanitario cualificado.
La Asociación de Oncología Integrativa declina toda responsabilidad sobre las consecuencias que un mal uso de este contenido pueda tener en la salud de los pacientes. Así mismo se recomienda que los pacientes comuniquen a su oncólogo convencional qué terapias complementarias les acompañan durante los tratamientos convencionales.