Sobre las curvas de supervivencia